Anchor Steam Beer

Nuevo

Lugar: San francisco, California (EE.UU.)
Familia: California Common
Alcohol: 4,9 %
Maridaje: Filete de pavo con cebolla caramelizada
Capacidad: 35,5 cl.

Más detalles

3,40 €

- +

0%

    Más

    Anchor Brewing es una de las cervecerías artesanas más emblemáticas de California y de todo Estados Unidos. Su historia comienza en 1896, pero sus antecedentes se remontan a los tiempos de la fiebre del oro, cuando el alemán Gottlieb Brekle, cervecero ya en su país de origen, llegó a San Francisco para instalarse con su familia. En 1854, decidió emplear su conocimiento en la elaboración de cerveza y su visión para los negocios y adquirió una pequeña fábrica de cerveza en San Francisco. A finales del XIX, la fábrica pasa a manos de Ernst F. Baruth y su yerno, Otto Schinkel, los fundadores de Anchor.

    Sus inicios no fueron precisamente fáciles, ya que sus instalaciones fueron destruidas en 2 ocasiones, la primera de ellas a causa del histórico terremoto que sacudió la ciudad de San Francisco en 1906. Ni los terremotos, ni la ley seca pudieron con esta cervecera, pero sí que estuvo a punto de conseguirlo la aparición de los primeros gigantes cerveceros en EE.UU., que llevaron al cierre de la empresa en 1959, para volver a abrir un año más tarde. Sus nuevos dueños no se caracterizaron por una buena gestión, lo que condujo a Anchor a una situación desastrosa, que por suerte cesó en 1965, coincidiendo con su traspaso a manos de Frederick Louis Maytag III.

    A partir de entonces, la cervecera californiana remontó definitivamente el vuelo, sobre todo cuando comenzó a embotellar en 1971 un estilo conocido como “Steam beer” (cerveza de vapor, en castellano), en el que se utilizan levaduras de baja fermentación, pero sin someter a la cerveza al habitual proceso de refrigeración. Pronto le aparecieron imitadores, por lo que Anchor decidió registrar el nombre “Steam”, pasando a denominarse legalmente “California Common” a las cervezas de este estilo. 

    Color ámbar muy limpio y brillante, con una espuma densa, blanca y duradera. Su aroma no es demasiado pronunciado, aunque se deja notar el cereal, algo de fruta y los matices cítricos y florales de los lúpulos empleados. Tiene una entrada en boca muy fácil, como el de las lager, sin embargo, pronto nos sorprende con muchos más matices que los tradicionales en dicho estilo: caramelo, toffee, leves toques cítricos y especiados, otra vez frutas, e incluso algo de pan. Una cerveza que sólo por su singularidad ya merecería estar en el catálogo de cerveceo.com, pero que además se nos descubre como un auténtico placer para repetir a menudo.

    DICCIONARIO CERVECEO, CULTURíZATE


    ¿CUPONES, CATAS...? SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

    VEN A PROBAR TODAS LAS CERVEZAS A NUESTRO BAR